sábado, 6 de julio de 2019

Un hotel o una casa de putas

¿Un hotel o una casa de putas?

Un hotel. Esto es un hotel, sentencia orgullo O Bradoiro mientras pasa una sucia y maloliente bayeta amarilla por el mostrador de la barra del puticlub, donde varias putillas semidesnudas y en lencería cuchichean entre ellas sobre la nueva puta que las está dejando sin clientela porque es mucho más joven y las tetas que lleva no son suyas sino operadas, como si las de ellas fueran naturales... susurra a mis espaldas el etniano botones Sacarino.

La licencia de apertura del ayuntamiento que hay presidiendo la estancia me saca de dudas: Hotel Casa Manola, S.L.U.

Es un hotel pero a tiempo parcial añado yo, ya que Casa Manola funciona como hotel desde mediados de junio hasta mediados de septiembre que la ocupación es casi del 100%. Incluso los niños de O Bradoiro y sus tres mujeres putas salen esos tres meses del edificio para dejar sitio a los villanos mesetarios de la villa de madrín, que reservan sus vacaciones todos los años en la misma casa de putas. Salvo el bar del hotel, que sigue siendo un bar de putas durante todo el año.

¿Y qué hace O Bradorio con las putas en temporada alta? Las aloja en su finca del pueblo y a diario las acarrea desde y hasta el putiferio, para que buenamente se busquen la vida como ellas puedan (en sus propias palabras) y sólo quedan seis habitaciones para que las chicas puedan trabajar en ellas, con lo que los clientes hacen fila metiéndole mano a las putillas en las escaleras hasta que alguno de los seis que hay follando, acabe y salga. La discreción en temporada alta es máxima, como puede verse.

¡Si gano más con los mesetarios en tres meses que con las putas en el resto del año! intentando convenceme que al puticlub al que llevo años acompañando a mi amigo JM no es un puticlub, sino un hotel familiar.

---

Está repleta de pequeños que defraudan diariamente con la intención de dar de comer a su familia o, en ocasiones, con objetivos más ambiciosos y no tan justificables.
Volví un par de veces en las siguientes semanas.
De vez en cuando les pregunto a las chicas esto mismo y la mayoría de ellas me dicen también que no.
¿Cómo habría sido su vida hasta llegar allí? de un pasteleo insoportable al que no le encontré ninguna lógica: ¿a qué habéis venido, a enamoraros o a ser un eslabón necesario del negocio de la trata? Vamos a aclararnos. Ellas vestían tops y medias de rejilla.
"Esa modernización implica la competitividad, la imposibilidad de establecer redes afectivas y de apoyo, la continua movilidad geográfica, el aislamiento", concluye el informe. Es agosto en una pequeña ciudad de costa en plena temporada.
Una especie de "chemsex" que les permitiría mantener relaciones durante varios días.
La naturaleza de la prostitución no cambia según el contexto.
Entendí que quería okupar otro piso y me negué".
¿Qué intentaba demostrarse a sí mismo: que esa mujer se iba a ir a la cama con él por elección propia; con consentimiento real, con deseo? ¿Quería creer que esa belleza tenía derechos laborales o condiciones de higiene y sanidad garantizadas -cuando en un oficio así es imposible-; quería convencerse de que ese encuentro respetaba la dignidad humana? Sentí un asco rayano en la ternura. Ellas hablaban inglés con fluidez.
Claro: es más fácil aprovecharse de la situación vulnerable de una mujer prostituida. Sonrisa de ganador “Papi, ¿subimos ya?”, preguntó una chica a un españolito que ya había soplado los cincuenta.
Evidentemente, estas propinas no se declaran.
Vaya por Dios: no querían shows en el Scandalo.
La mayoría de prostitutas aceptaron.
Se calcula que hasta ahora ha movido en torno a 20.000 millones de euros anuales.
Sus compañeros se suelen llevar seiscientos euros.
Las chicas comenzaron a llevar clientes a su piso.

Casado con dos hijos.
Por eso decidí que quería ir y mirar a la cara a estos simios encamisados, a estos disminuidos con polito que se empapan en pachuli para disimular su hedor.
Porque semanas después de que esta persona de origen ceutí, con residencia en Torremolinos, se instalase irregularmente en su inmueble, aparecieron un grupo de cuatro mujeres en la urbanización.
Apenado, se dirige al director y le comunica que, sintiéndolo mucho, no es el establecimiento y las habitaciones que anda buscando, así que coge el billete de 100€ que había dejado como fianza y se marcha.” ¿Qué ha ocurrido en este tiempo? Cinco cosas: El dinero ha circulado. Nadie ha ganado dinero. Las deudas se han saldado. La confianza ha resurgido con fuerza. El futuro se ve de otro modo. Una parte de las 50.000 mujeres que ejercen la prostitución en España, en concreto unas dos mil, tendrán que dejar este jueves sus clubes convertidos legalmente en "hoteles" y "hostales", ante el decreto del Estado de Alarma que obliga a cerrar los hoteles en todo el territorio nacional.
La edad de consentimiento tendría que continuar siendo los 18 años.
Según las feministas parece que las mujeres son incapaces de tener pensamientos racionales o tomar decisiones de forma objetiva.
Se debería distinguir bien entre lo que es prostitución, migración económica y tráfico de mujeres.
Cometí el error de pensar que ellas pensaban en mí como un cliente especial.
En resumidas cuentas, se trata de una cuestión de clasismo. Olvídate del 'glamour' Otra de las leyendas urbanas más dañinas para las mujeres que explotan su cuerpo, explica la autora, es pensar que resulta imposible para una trabajadora que recorre la calle “ascender” a prostituta de lujo.
La gente me miraba raro, como si fuera un fallo en Matrix: yo a ellos también, pero por otras razones.
Tiene ganas de hablar de las cosas que cree que no se hacen bien en su sector, que son muchas, como sucede en todos.
Y cuando no encuentran víctimas, las feministas las fabrican. No puedo evitar comparar a las mujeres jóvenes que apoyan causas reales con las feministas que hacen campaña poniendo la cara de una mujer en un billete de banco o salen con las tetas al aire en las portadas de los periódicos.
Es más, el cliente rico puede ser mucho más dañino que el resto: “Algunos hombres acaudalados (no todos, gracias a Dios) se comunican contigo como si debieras sentirte privilegiada por estar ahí, independientemente de lo inmaculada y costosamente vestida que estuvieses”. La prostitución, para los hombres más poderosos, es también una cuestión de control, incluso en el caso de que lo que busquen es una relación de sometimiento.
El espacio central es redondo y en el centro está la barra de las copas y la del streaptease.

Y si hay algo que desea que quede claro es que no hay ninguna diferencia esencial entre el trabajo de una prostituta de calle y otra de lujo: “Algunas de las peores experiencias que he tenido en la prostitución tuvieron lugar en los hoteles más exclusivos”, explica.
En estos casos el 'conflicto' aparece cuando a la hora de cobrar esas propinas alguna prostituta ofrece al taxista una felación en vez de dinero.
No hay alegría ni confianza.
Pero antes quiere asegurarse de elegir bien, por eso solicita visitar habitación por habitación y más tarde decidir.
Las redes de captación y mafias pueden realizar ofertas directas (la mujer sabe que ejercerá el alterne) o engañosas (trata de mujeres que pueden ser raptadas o engañadas con falsas ofertas laborales).
Pero después iremos al bar de siempre y mientras nos tomamos un café con leche y un croissant le soltaremos al de al lado que qué sinvergüenzas son los políticos y los dirigentes que roban...
Escuché a una decir: “Me cago en la puta”, y torcí el gesto.
Cuando el origen de la prostitución sea la drogadicción, se tendrían que invertir fondos para combatir estos problemas.
Visité a una chica y tuve una “auténtica experiencia de novia”. ¿Me puedes explicar un poco mejor el concepto? En una “auténtica experiencia de novia” el sexo se extiende durante un periodo de tiempo más largo y es algo más íntimo.
¿Puedes explicarme tu relación con el feminismo? En términos de igualdad de género estoy completamente con ellas.
La situación creada por la pandemia repercute directamente en su situación de manera negativa, ya que deja a las mujeres en situaciones mucho más invisibles de las que se encuentran habitualmente y con mayores dificultades para acceder a cualquier tipo de información".
Pero para mí, resulta bastante más interesante que el típico turista británico de sexo con todas las mujeres que su semiinconsciente pene ciego de Heineken le permite. Aquí tenéis una versión bastante resumida de nuestra larga conversación. Bueno y ¿qué puedes contarme de ti mismo? Pasado de clase trabajadora.
En la puerta me paró el segurata, que no daba crédito a la niña con vestido de flores que quería saltar al campo de juego del escroto: “¿Usted sabe dónde está?”.
En realidad, es tan sencillo como realizar una llamada de teléfono y presentarse como tal, de igual manera que hizo en el pasado.
Una joven voluptuosa y pelirroja nos sonrió a mi pareja y a mí, por si acaso íbamos buscando trío.

Pensé en el viejo dicho misógino: no, la culpa no era “de los padres, que las visten como putas”.
Una tercera opción, la más rentable, es las dos anteriores realizadas simultáneamente.
Y eso que solo hace media jornada.
Tiene una idea muy precisa de la habitación que busca y está dispuesto a pagar bien por ella.
Si no hubiera cuchillos en el mundo no habría puñaladas.
Parece que cuando una pareja tiene una relación, el sexo siempre es una maravilla.
Tengo muy claro cuáles luchan por hacer del mundo un lugar mejor.
Disfruto de su compañía y me interesan como personas.
Muy pronto se convertirán en mercancía desechable", “Existe la percepción de que las prostitutas callejeras son las únicas mujeres del negocio que sufren degradaciones diarias.
Serán puteros, pero también gente discreta.
Quería una experiencia más íntima que la que las chicas podían ofrecerme.
Así lo refleja el último informe de Naciones Unidas que señala que el 39% de los varones españoles ha pagado en alguna ocasión por mantener relaciones sexuales.
Algún día le han obligado a quedarse a regañadientes un billete de cincuenta euros.
En otros casos, como las prostitutas rumanas que hacen calle en la célebre zona, muchas han sido confinadas en un hotel cercano por sus proxenetas, que las vigilan de cerca. Burdeles en toda España El último estudio de la Policía Nacional, hecho hace seis año, y publicado en su día por la revista recogía la existencia de unos 1.600 burdeles en España.
"Van a contagiarse y no saben dónde ir ni que tienen que hacer.
También hay grupos que montan protestas con lemas como “La prostitución es violencia contra las mujeres” o “La prostitución es una expresión de odio hacia las mujeres”.
¿Estaría estrenando así sus primeros años de vida sexual? Un señor grande y con gorra me guiñó el ojo y me giré hacia la puerta. En poco rato contemplé cuatro vaginas desde varios ángulos, porque las chicas del pole dance se desnudaban completamente y abrían las piernas colgadas de la barra.
Vi a un tipo enano y calvo reírse a carcajadas con pocos dientes y golpear el trasero de una prostituta, como quien toca un tambor tribal.
Pero el tipo dominante en la prostitución en Andalucía es la del club de carretera y hotel de plaza (las mujeres pagan por su habitación-plaza al dueño), donde la renovación de mujeres es uno de sus rasgos.
También creo que deberían introducirse mecanismos para ayudar a las personas que quieren dejar esta ocupación.
Que como Homeaway le había congelado su dinero en su tarjeta para la fianza pues que no se iba.

Además, los turistas, totalmente ignorantes, muchas veces dan propina a los taxistas por este viaje fraguado en el engaño.
Aun así, las autoras explican que han detectado 19 núcleos relacionados con toxicómanas, la mayoría españolas (y algunas portuguesas y norteafricanas) de 30 a 35 años, en estado de salud precario y ejerciendo en calle, carreteras, descampados y barriadas marginales. El segundo gran grupo corresponde al de las mujeres "pioneras migrantes", que suelen ser jóvenes que "quieren escapar de una situación de precariedad y pobreza y desestructuración social" de su país de origen, que se endeudan para financiar el viaje.
Creo sinceramente que trabajar en el metro es más arriesgado que ser una chica. ¿Cuál es tu postura respecto a la prostitución desde un punto de vista legal? Yo la descriminalizaría.
Estos trabajadores, especialmente los saben mucho sobre los turistas.
Estaba ya a punto de darlo por imposible cuando tuve una experiencia que me cambió la vida.
Pero es el trabajo en sí lo que resulta degradante: “Lo que ocurría en los hoteles de cinco estrellas era lo mismo que pasaba cuando subía mi falda en un callejón.
Necesitan un lingotazo y alguien que les diga lo que valen.
El negocio de la prostitución en España mueve grandes sumas de dinero.
Muchos de ellos en dinero negro.
Los clientes también pueden ser multados si son sorprendidos abordando a estas mujeres en la calle, pero también es complicado. Según han señalado la organización que lucha contra las mafias de trata de mujeres, "las prostitutas son las grandes víctimas olvidadas del coronavirus.
Los prostíbulos suelen dar unos diez euros a los taxistas por traerles un cliente.
Sobre el mostrador de recepción deposita una fianza de 100€ y empieza su visita. El director del hotel no lo duda: agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.
Era el eslogan del puticlub más mítico de mi ciudad natal, un padrenuestro con el que yo me había topado cientos de veces desde que era una cría en los anuncios de la carretera, y volvió a repugnarme la impunidad del guiño publicitario para sementales desesperados. “Porque te lo mereces”, releí, y me dio alergia imaginar al obrero exhausto, al empresario ufano, al esposo flácido y al joven misógino yendo a romper a la noche a los muelles, resoplando porque la vida es dura, porque el sexo nunca es bastante, porque llegan reventados del curro y sus mujeres gastan la mala costumbre de hablar, porque son molestas y sienten, porque eligen y no siempre están húmedas, porque el cuerpo en pareja se agota y ellos, entiéndanlos, son varones, y quien tiene un pene tiene un capitán, un faro guía, una voz demoníaca que ordena instintos.
Es sorprendente con qué frecuencia surge este tema cuando se habla de la prostitución.
No hay límites en la prostitución.
No encontré ni un solo culo natural en todo el local: todas llevaban implantes en las nalgas.

Si un tío se acuesta con su mujer todas las noches, se le considera una máquina sexual, pero aun así, normal.
Ese día, mientras almorzábamos en la playa, habíamos visto cómo una avioneta vieja, lenta y con recado sobrevolaba las aguas: “Porque te lo mereces”.
El enfado del cliente, evidentemente, les cuesta un pedazo de su reputación. Ahora, para finalizar, quizá sería momento de escribir la típica frase "mientras estás leyendo este reportaje se han cometido tantas ilegalidades en el puticlub", pero ni nadie sabe la cifra exacta ni creemos que tú, lector, merezcas ese mal trato.
Necesitan un gemido falso para rehacerse, aunque sea a golpe de fajo. Me hace gracia la justificación esa de “somos tíos”: yo siempre he pensado que uno es más hombre cuanto más se sobrepone a la biología, y no cuando se deja arrastrar por ella.
Si llegaban a un acuerdo en cuanto a propinas, les podía traer clientes habitualmente.
El año pasado, Policía Nacional y Guardia Civil identificaron a 12.000 mujeres en situación de riesgo.
Pobres chicos.
Una opción es ponerles la bajada de bandera con un precio más alto del que tocaría; otra es darles una apetecible vuelta por el puticlub cuando no toca.
Una experiencia de este tipo puede ser considerablemente más satisfactoria sexualmente que estar con una novia de verdad.
El cuarto grupo sería de españolas y algunas europeas, que se prostituyen por razones heterogéneas. El informe también ha observado que la presión urbanística, vecinal y policia está contribuyendo al declive de la prostitución en los cascos urbanos de Andalucía.
Se pasó el día entero llamando una por una a las prostitutas explicándoles que él era taxista y que se encontraba que muchos clientes le preguntaban si conocía a alguien que les pudiera ofrecer placer sexual.
A simple vista, puede parecer que en este asunto todo el mundo sale ganando.
No encuentro a mujeres que me interesen ni me gustan las mujeres de mi edad.
El futuro es un horizonte negro, muy negro.
Eso es solo en teoría, ya que en la práctica judicial llevar a la cárcel a una proxeneta, lo que se conoce popularmente como "chulo", resulta complicado, entre otras cosas, porque la colaboración de la víctima suele ser imprescindible y no suelen colaborar. De hecho, en 2017 se abrieron solo 122 causas judiciales por trata de seres humanos, de las que 103 fueron con fines de explotación sexual.
Esta web se desentendió.
Pide ver las habitaciones.
Una noche, en la playa, me dije, “¿Qué estás haciendo a las 8 de la tarde el día de Navidad?”.

Inicialmente me pareció una simple crónica de las visitas, otro asqueroso monólogo de la vagina escrito por un putero siniestro y monosilábico.
Por lo general, todas las prostitutas que conoció a lo largo de su carrera había tenido alguna clase de problema, muchas veces de índole sexual (como el abuso paterno) que las había empujado a ese mundo. No se convierte en algo mejor porque tu culo esté frotándose contra lino blanco y no contra el asfalto “La prostitución puede ser una experiencia transitoria”, concluye la autora.
Es el taxista quien recibe dinero del propietario del establecimiento a cambio de que le traiga clientes.
Es una postura de rabia, un sinsentido.
Pero no hay que olvidar el sector de las prostitutas particulares.
Analizar el problema seriamente y combatir los delitos con toda la fuerza de la ley.
pero al menos olía bien.
Él es un taxista y de su sueldo depende su familia –su mujer y sus dos hijos-.
Pero evolucioné y ahora ya no me involucro sentimentalmente.
Pues no.
Desde luego soportan las consecuencias de ser consideradas como lo más bajo, pero nos equivocaríamos si asumiésemos que la degradación se restringe a los barrios rojos.
"Él ha puesto dos denuncias por coacciones a otras personas y ya me han dicho que no le corte la luz, no vaya a ser que me denuncie.
Sin embargo, hay algo que todas ellas tienen en común: “Disponer de todos los privilegios menos del que es más importante para una mujer, la serenidad sexual”.
“Señorita, ¿es usted de Málaga?, ¿sabe que esto es un club de caballeros?, ¿ha venido alguna vez antes?”, y, muy especialmente: “¿No vendrá usted aquí a pillar a un novio, o a un padre, o a un cuñado? Mire que no queremos espectáculos”.
Pero pronto me di cuenta de que en aquella web había algo más que en las páginas de este tipo: una cierta inclinación política, investigación respecto a la historia, la cultura y las leyes de la prostitución y las historias, que estaban escritas con gracia y en primera persona, tenían un toque bastante agudo de humor y de humanidad. es, en palabras del autor, “probablemente la investigación más documentada respecto a la prostitución y a la relación de los clientes con las profesionales del sexo”. Con esto en mente, contacté con el anónimo autor que, después de negociar un poco, accedió a encontrarse conmigo con la condición de que no revelara su identidad ni su lugar de residencia, “Si alguno de los tabloides o algún grupo feminista me localizaran, convertirían mi vida en un infierno”.
Como las vividas este último mes. "Teníamos junio, julio, agosto y septiembre llenos y, como quedó ese fin de semana libre, decidí alquilarlo.
Muchas, son muchas las ilegalidades que se han cometido.
Se metieron a vivir en su domicilio para ejercer la prostitución ilegal, según denuncia la afectada. "Cuando me avisaron los vigilantes de seguridad me quería morir.
"Son vulnerables a un tipo de redes concretas que no suelen actuar ni con familias ni con hombres". Las investigadoras citan tres situaciones distintas.

Este número refleja las mujeres que "viven" y trabajan en estos clubes que bajo la argucia legal de una licencia de hotel esconden actividades de prostitución.
Cuando entrasen por la puerta, sabrían que todo lo que había allí dentro se podía comprar y se sentirían poderosos e invencibles.
Estaba a rebosar.
Dice que de cuatro a seis de la mañana se escucha música muy alta, taconeo.
A algunos ya les va bien y aceptan.
comenzó a prostituirse en su adolescencia, en 1993, y a lo largo de su carrera pasó por todos los estamentos de la profesión, desde la calle hasta el acompañamiento de lujo pasando por burdeles y agencias de escorts, algo que, como asegura, le da una posición privilegiada para entender los mecanismos de su trabajo.
Jóvenes universitarios Me sorprendió la cantidad de hombres jóvenes que había.
Y se portaron fenomenal porque han tenido más casos así", explica que tiene miedo de las posibles represalias que pueda tomar su inquilino okupa. "Me han dicho que es peligroso y que podría estar operando como una mafia teniendo más pisos.
Ha sido denunciada este año en nueve ocasiones por coacciones", dice la mujer.
Un factor común a la hora de que un hombre vaya con prostitutas es que a ellas les puede pedir cosas que harían que una relación se enturbiara si la pareja no se pone de acuerdo.
Al mismo tiempo, ninguna prostituta decide cambiar de ambiente a uno en teoría peor, porque “piensan que esto dañaría su dignidad”.
Aparte de expresar una fuerte opinión en contra de la prostitución, esos lemas no llevan a ninguna parte. ¿Qué les dirías a aquellos que dicen que no podría haber prostitución sin tráfico de mujeres? Quizá debería morderme la lengua ahora mismo, pero me vienen a la mente algunas analogías.
Admite que él también se lleva unas buenas propinas cada mes gracias a este tipo de prácticas.
A contrario de lo que se piensa incorrectamente, es igual de posible y tan habitual ser humillada en un hotel de cinco estrellas”.
Un paso clave para evitar indeseables experiencias.
En ningún momento se planteó que yo pudiese ser una mujer lesbiana.
Desde hace muchas semanas no ha cesado de caer una lluvia torrencial y la ciudad está desierta.
La mayoría eran latinoamericanas.
Él mismo reconoce que cuando se encuentra a turistas a los que les han robado, que suele pasarle por lo menos una vez al mes, los lleva de forma gratuita a la comisaría por mucho que los turistas insistan en darle algo.

Hay restaurantes que tienen unas tarjetas especiales para los taxistas que van rellenando cada vez que les traen algún cliente.
Como cuando un taxista lleva al cliente a uno de los peores restaurantes de paellas –porque tiene acordada con ellos una comisión- cuando les ha prometido que le llevaría a uno de los más conocidos por su calidad.
Apuré la copa y salí de allí.
¿A quién beneficia que la prostitución de lujo tenga buena fama? no tiene duda: a la industria, “puesto que es la forma más sencilla de maximizar el mercado”.
"Le ofrecimos 500 euros y buscarle un piso donde recolocarle, porque yo ya tenía alquilada la vivienda a muchas familias a las que les iba a fastidiar las vacaciones.
Todas, probablemente, deseaban estar en otra parte. también decía que él era putero porque "pagar, al final, es ahorrar".
La compensación puede ir de cuatro a siete euros por cliente, dependiendo del tipo de menú que se coma.
Es decir, tan sólo aquellas que piensan que no pueden dejar el trabajo que están realizando son las que se quedan encasilladas en él para toda la vida.
Éste le dice que no hacía falta, que podía esperar, pero acepta encantado y a su vez coge los 100€ y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. Sorprendido por lo poco que ha tardado el carnicero en saldar la deuda, el granjero aprovecha y se da prisa a pagar lo que le debe al proveedor de pienso. El del pienso, que recuerda al criador de cerdos la confianza que se tienen, le agradece el gesto y corre a liquidar su deuda con la prostituta, a la que hace tiempo que no paga.
Y lo hizo de la peor manera posible.
"El problema es que se están contagiando ellas y el resto que viven juntas.
La verdad es que existen todo tipo de problemas sexuales en las relaciones a largo plazo.
En la zona de aparcamientos había dos coches abiertos, con chavales poniendo música y echándose las primeras copas, entre risas y algarabía, como antes de empastillarse en Fabrik.
La culpa es de los padres, que los educan como puteros. Hace poco fui a parar a un sitio.
Pensé que me gustaría tener la compañía de una chica y que si tuviera unos 25 años, estuviera muy buena y fuera japonesa (la influencia del porno, sospecho) ya sería perfecto.
En un puticlub todo el mundo parece sospechoso de algo.
Así que por ahora lo llamaremos. El caso es que este hombre es un escritor bastante decente con un profundo interés en la materia, cosa que por supuesto, no lo hace un santo.
"Nunca había pasado algo así en ese vecindario" Pero su película de terror fue a más.
La propietaria había decidido cortarle la wifi.

Él mismo ha disfrutado de más de un manjar de este tipo gratuitamente. Otro sector que trabaja con propinas con taxistas es el de las prostitutas.
Aquel día, decidió cubrir el único fin de semana de la temporada que le quedaba libre en su piso turístico de Marbella.
Las medidas aplicadas por el Estado de Alarma ante la expansión de la pandemia del coronavirus indica que ese dia todos los hoteles y hostales deberán estar cerrados y no pueden alojar a nadie. España es el país europeo con mayor demanda de sexo pagado y el tercero a nivel mundial.
Pensé que me gustaría hablar con ellas, pero me dio vergüenza molestarlas: no creí que necesitasen conversación, sino otras oportunidades.
La drogodependencia provocó la prostitución de españolas en los ochenta, pero se ha ido reduciendo paulatinamente.
Mueven un negocio diario de unos cinco millones de euros, aunque con la crisis del coronavirus sus ingresos han descendido brutalmente por el aislamiento de sus posibles clientes.
Menos aún si se vanagloria de hacerlo.
Los polígonos industriales son los nuevos núcleos de prostitución en la calle.
Profesional independiente.
Desde hace varios años alquila su vivienda de tres habitaciones -ubicada en el corazón de Puerto Banús en una de sus urbanizaciones más exclusivas, con piscina comunitaria, jardines y pistas de pádel- a 1.500 euros la semana. Aquel 5 de junio esta mujer se presentó en su inmueble para recibir a su nuevo inquilino, "Era una persona asquerosa, grasienta, pero no pensé que me pasaría todo esto", recuerda.
Un hombre recién eyaculado parece inofensivo.
Y vaya error: ahora hemos perdido toda la temporada.
Llegó el día 7 de junio, fecha prevista para que abandonase la vivienda, y el inquilino esperó hasta las 22 horas para comunicar a la propietaria a través de Whatsapp que no se iba de allí.
Cuando las vi bailar y desvestirse, pensé que nadie sueña con eso de niña, con danzar en un garito del polígono rodeadas de salidos.
"Al ser mayoritariamente inmigrantes, tienen miedo de ser detenidas, perder la custodia de sus hijos y ser expulsadas", plantean para explicar la vulnerabilidad de estas mujeres ante "el acoso vecinal y policial".
Debemos tener en cuenta que nos encontramos ante personas que habitualmente no tienen acceso a formas de comunicarse con autoridades, por lo que en estas circunstancias los pocos contactos que pudieran tener se han visto mermados", afirman desde Apramp.
Tuve que acudir a Airbnb, con la que también alquilo, para que me ayudasen.
Siempre parece que están siendo forzadas, presionadas o coaccionadas.

Creo que el problema del tráfico de mujeres tendría que tener una respuesta apropiada, proporcionada y concreta.
Es una bonita suma, desde luego, pero si lo divides entre todas las sesiones, es un dinero que me puedo permitir.
Tenemos miedo", comenta, que también buscó apoyo en la plataforma para que le ayudase a solucionar este asunto. "Les pedí asesoramiento porque tuve que empezar a cancelar vacaciones a muchas familias.
De hecho, bromean habitualmente sobre quién se ha llevado más en negro ese mes.
La llamada es confidencial y no deja rastro en la factura telefónica. Pero el problema es que las mujeres "estos duros días las chicas se encuentran a merced de sus proxenetas, muchas de ellas no saben en qué ciudad están e, incluso, es posible que desconozcan en qué consiste el coronavirus y que nos encontramos en estado de alarma, ya que los proxenetas mantienen su poder y aislamiento para aumentar su deuda y poder mantener la explotación cuando el estado de alarma finalice", señalan.
Desde la organizacion se está atiendo a mujeres con síntomas de coronavirus que trabajan en más de 200 pisos ocupados por estas víctimas de la trata de personas.
Y a veces hasta juegan con ellos. Empieza a explicarme que los hoteles de la ciudad ganan una media de cinco mil euros al mes gracias a que los taxistas les dejan una propina de diez euros por conseguirles un cliente de hotel que haya que llevar al aeropuerto: un trayecto que normalmente cuesta entre veinte y veinticinco euros.
Pero si un tío se va de putas una vez cada seis semanas es un adicto al sexo. ¿Cuánto dinero te has gastado en sexo? Si me pongo a sumar, es casi doloroso.
Media hora de sexo, 70 euros.
Vi a un niño que no tendría más de veinte, pijo y modosito, con la estética de un estudiante del CEU: camisa de marca impoluta, melena, cara pálida.
También me ha dicho la Policía que ni se me ocurra entrar en mi domicilio, porque me puede denunciar por allanamiento de morada", explica impotente mientras espera que el juez que ya investiga el asunto acelere los plazos. dando vueltas con mi novio por el polígono de Málaga como dos descarriados.
el puticlub era la provincia con más clubes, con 139 locales registrados, pero el número ha caído en picado desde entonces, ya que se las mujeres se han trasladado a pisos.
Prostitutas. La falta de clientes no significa que tengan que dejar de pagar a las mafias, así que la deuda va subiendo e, incluso, en algunos clubes se están haciendo fiestas privadas durante el confinamiento del coronavirus, lejos de los ojos de la Policía, como los ocho detenidos por los Mossos d’Esquadra el pasado viernes que iban a celebrar una orgía de sexo y drogas.
Claro que ocurren cosas malas en el contexto de la prostitución, pero eso no quiere decir que la prostitución en sí sea mala.
En ocasiones tengo que verme con una chica varias veces hasta que consigo ese tipo de conexión. ¿Así que esas visitas no son solamente físicas? En absoluto, las chicas que visito habitualmente son chicas que me gustan.

Pero España no es solo líder europeo en consumo de prostitución, sino que también es uno de los principales destinos de tráfico de mujeres del mundo.
De acuerdo con los datos oficiales, el 80% de la trata mundial de personas se realiza con fines de explotación sexual y, de ese porcentaje, más del 90% de las víctimas con mujeres y niñas. Un club de carretera. La mayoría de locales españoles donde se ejerce la prostitución usan esta trampa de poseer este tipo de licencia como hoteles u hostales, de manera que el decreto del Gobierno los cerrará a partir del jueves. Hasta ahora la práctica habitual es que estas mujeres pagan una media de 60 euros diarios por "alojarse" y "comer" en estos locales.
No daba crédito", comenta la propietaria.
Intento repetir esa experiencia siempre que puedo.
A cobrarles la media hora y a organizar fiestas hasta altas horas de la madrugada.
Como si fuese un auténtico burdel. "Tenemos miedo" "La vecina no puede dormir.
El jueves todas tendrán que salir sin un destino. Este jueves miles de prostitutas tendrán que dejar en toda España los hoteles donde se "alojan", es decir, los clubes donde trabajan.
Pero también a los hombres, a los que le gusta pensar que “cuando llaman a una agencia de escorts, una vagina de clase alta llamará a su puerta y, por lo tanto, habrá una mujer de clase alta unida a ella”.
A él no. A pesar de estas penurias, la buena voluntad de los taxistas sigue aflorando.
Vi algo que me dejó más atónita aún: ¡a un chaval ligando, como quien tontea en un bar al uso! Cogía su copa con timidez y se acercaba a la prostituta con mucho cuidado, hablándole sin parar cerca de la oreja, pero sin rozarla.
Y, por cierto, odio. ¿Qué sacas de todas esas experiencias que no puedes sacar en una cita o en una relación a largo plazo? No tengo la oportunidad de tener citas ni relaciones.
Le conté que me apetecía tomarme una copa y me recordó que estaba prohibido sacar allí la cámara o el móvil -ni para mirar la hora, como una isla de vicio sin tiempo-; me indicó que si quería ir al baño, fuese al del hall, y nos aconsejó que no nos separásemos el uno del otro, no fuésemos a dar lugar a confusiones.
Algunos eran atractivos.
Confiesa que cada mes él mismo se lleva unos trescientos euros en negro gracias a los tejemanejes ilegales de su establecimiento con las propinas.

La cuestión es que en esta ciudad que busca ser –o seguramente ya es- la urbe en la que se fijen el resto de ciudades del Mediterráneo, las ilegalidades, trapicheos y tejemanejes se amontonan mientras tú lees esto. Me reúno con un tío en un bar cualquiera, de los que no aparecen en las guías turísticas.
Los vecinos de esta urbanización de lujo comenzaron a quejarse porque esta persona decidió sacar los muebles a la terraza y su perro comenzó a defecar y a orinarse en el bajo de su vecina.
Busco deliberadamente que haya algo de humor, normalmente a mi costa, porque soy consciente de que en muchas ocasiones puedo ser bastante gilipollas.
Creo que estaría bien crear un modelo de negocio en el que las prostitutas formaran parte de la economía normal, pagaran impuestos, etc.
Se presentó allí un anciano en traje y nos estrechó la mano antes de someterme al tercer grado.
“Su actitud es clara: 'te he pagado doscientas libras, y por lo tanto voy a hacerte lo que me apetezca y tú vas a cerrar la boca'”, explica en el libro.
La autora comenzó paseando por las calles, pero a los 17 abrió su agencia de escorts hasta que terminó decantándose por trabajar en agencias y burdeles de otras madamas tras darse cuenta de que los gastos generales de tener su propia agencia eran muy elevados.
"Queríamos cortarle todos los suministros, pero me dijo mi abogada que no se podía, que sólo lo podíamos hacer con Internet porque si no el juez podía entender que le estábamos coaccionando", comenta que decidió acudir a la vivienda a negociar con el okupa al mismo tiempo que presentaba una denuncia en la comisaría de Policía Nacional. Sabía que mientras se tramitaba su denuncia y un juez le daba la razón podían pasar varios meses y que podría resultar más efectivo negociar para no perder unos 18.000 euros, el montante de haber alquilado su piso en los tres meses de verano.
Debería haberme preocupado más por saber quién era la persona que me arrendaba el piso", comenta.
Las redes de prestamistas no están relacionadas directamente con la prostitución pero usan métodos de coacción para que la mujer pague la deuda a la llegada, lo que puede empujarla hacia la prostitución.
“Puedes salir adelante haciéndolo, pero aquí está el truco: esto sólo es verdad para las mujeres que lo piensan”.
Los diez euros se recuperan, por supuesto. Con los restaurantes funciona al revés, me cuenta.
define su visión del trabajo de prostituta como “a la carta”, sin que hubiese ninguna opción moral o socialmente mejor: “A través de mi experiencia, me di cuenta de que en cuanto a peligro, estrés e ingresos, cada trabajo tenía sus puntos buenos y malos, pero la degradación era universal”. A ellos les gusta pensar que cuando llaman a una agencia de escorts, una vagina de clase alta llamará a su puerta con una mujer de clase alta unida a ella Por eso protesta furiosamente contra las mujeres que prefieren considerarse escorts o chicas de compañía, eufemismos para no decir “prostitutas”: esas eran las más infelices, puesto que “al menos las mujeres que no dudaban en llamar las cosas por su nombre no estaban engañándose”.
El miedo también empuja a muchas mujeres que ejercen por su cuenta a recurrir a "estructuras y figuras del proxenetismo".
10 euros de entrada, con mi whisky-cola incluido.

Sin fotografía ni reseñas positivas.
El sentido común me dice que en el puticlub no es muy factible encontrar una novia de verdad. ¿Por qué comenzaste a escribir sobre tus experiencias? Llevaba un diario desde dos años antes de comenzar a ir.
Él, como todos los taxistas, es un termómetro de lo que ocurre en las calles donde conduce su vehículo de cuatro ruedas.
Aunque a veces ellos también se convierten en víctimas de este tipo de jugadas.
Y lo más grave en estos momentos es que las mujeres están habitualmente invisibilizadas y carecen de acceso a la atención sanitaria que requieren.
Las chicas que trabajan aquí saben lidiar muy bien con los clientes, así que supongo que la mayoría saben ocuparse de los problemas antes incluso de que lleguen a pasar.
Que si nosotros mandáramos otro gallo cantaría. El estudio también analiza los motivos de entrada en esta actividad.
Y los tiempos judiciales le permitían vivir allí por la cara unos meses.
¿Cómo comenzaste a ir con prostitutas? No hay una explicación racional, ni ningún pensamiento oculto, nada de planificación ni un apetito sexual extremo que satisfacer.
Cuando empecé a ir al puticlub, simplemente continué haciéndolo. El narrador ¿eres tú o se trata de un personaje? A veces tiene un aire. Bueno, es una versión de mí o una especie de personaje extendido.
Va vestido de forma humilde, pertenece a la clase media que en los últimos años ha resbalado hacia la clase baja y se toma un café con leche.
Si un hombre se acuesta con su mujer cada dos días, eso se considera completamente normal y sano.
Muchas de ellas trabajan en sus propias casas.
Para mí son personas reales que merecen respeto. ¿Alguna vez te ha resultado complicado no involucrarte demasiado emocionalmente? Era difícil cuando empecé a visitar el puticlub.
Este es un fragmento reproducido, una organización contra la prostitución, explica cómo es de verdad el mundillo. Experiencia no le falta.
No se convierte en algo mejor porque tu culo esté frotándose contra lino blanco y no contra el asfalto”. Uno de los acusados de formar parte de una organización de prostitución en tres locales, uno en Málaga capital, otro en la localidad malagueña de Torremolinos y otro en Córdoba, ha afirmado en el juicio que regentaban hoteles y salas de fiestas y ha rechazado que las mujeres fueran obligadas a ejercer la prostitución. Este lunes ha comenzado el juicio en la Audiencia Provincial de Málaga con la declaración de las 21 personas acusadas de formar parte de la organización de prostitución en la que el cabecilla está acusado de 167 delitos de prostitución y se enfrenta a una petición global de unos 680 años de cárcel.

El principal procesado ha pedido no declarar en primer lugar por no encontrarse bien de salud pero si lo ha hecho otro procesado, a cuyo nombre estaban las empresas que regentaban los tres locales, que ha negado todos los hechos y ha afirmado que incluso ayudó a más de una mujer a salir de la prostitución llevándola a un convento de monjas. "Quien pagaba la habitación podía usarla como quisiera", ha afirmado el acusado, que ha explicado que como en cualquier hotel se le pedía la documentación a los huéspedes y se le enviaba a la Policía, además de hacer la ficha correspondiente. Ha reconocido que había mujeres que ejercían la prostitución "era vox pópuli, pero eran sus propias jefas, que pagaban su habitación y tenía los derechos de cualquier hotel", al tiempo que ha afirmado que en Málaga no se podía acoger a todas las personas que querían debido a la alta demanda. Para el ministerio público, la organización presentaba una estructura jerárquica con un propietario real que hasta al menos diciembre de 2009 dirigió un negocio de prostitución, utilizando para ello tres locales, uno en Málaga capital, otro en la localidad malagueña de Torremolinos y otro en Córdoba. El acusado ha rechazado contestar a las preguntas del fiscal al considerar que el juicio está basado en una denuncia falsa pero el representante público las ha formulado en voz alta para que consten en acta. Según el fiscal, el funcionamiento en los tres locales era muy similar, y las mujeres tenían "una relación absoluta de subordinación", ya que no tenían libertad en cuanto a la forma y condiciones en las que ejercían la prostitución.

Además, eran sancionadas económicamente e incluso expulsadas del club en el caso de no cumplir las normas y directrices marcadas por sus responsables. El acusado lo ha negado y ha afirmado que solo se expulsó a las personas que fueron sorprendidas consumiendo o vendiendo droga en sus establecimientos y en alguna ocasión a algún trabajador que fue descubierto robando. También ha negado que los responsables de los establecimientos utilizaban un sistema de rotación de las mujeres entre los tres clubes "cómo iban a ser nuestras trabajadoras si eran huéspedes", ha insistido el acusado. En el relato acusatorio se destaca que las mujeres en situación irregular no se atrevían a denunciar por miedo a las posibles sanciones administrativas, "circunstancia que era aprovechada por el propietario y los responsables". Si bien no estaban encerradas y podían salir cuando lo deseaban, su libertad de elección estaba condicionada, y se les sancionaba mediante multas e incluso la perdida de "plaza" si faltaban más de tres días. Este extremo también ha sido negado en el juicio y el acusado ha afirmado que no solo no es cierto sino que ayudó a más de una mujer a salir de la prostitución tras llevarla a un convento de monjas. El calvario empezó el 5 de junio de este año.
Si no hubiera automóviles no habría accidentes de tráfico.
Es decir, que en un viaje, si el coche va lleno, el taxista puede llegar a ganar veintiocho euros en propinas.
Las experiencias sexuales breves e intensas estuvieron muy bien, pero no era lo que estaba buscando.
Porque son mujeres que están en situaciones de exclavitud, invisibilidad y extrema vulnerabilidad.
Por lo general, se trataba de personas que habían tenido a su disposición gran cantidad de alternativas vitales, pero habían terminado eligiendo una de las peores profesiones.
En algunos barrios, sobre todo en la capital de España, ya se ha denunciado la llegada masiva de estas mujeres a pisos que además se están convirtiendo en narcoburdeles, puesto que la prostitución también acarrea asociado el tráfico de drogas. Es casi imposible saber el número de mujeres que viven en estos pisos.
Una prostituta dirá sí o no y eso será el fin de la historia. ¿Te consideras un adicto al sexo? Claro que no.

Estaba separado, era la época de mi divorcio y no estaba de humor para celebrar la Navidad.
Con luces de neón que han instalado en el salón del inmueble.
Le dije que sí, y me advirtió que debía avisar al encargado.
Si una chica puede votar y abortar, creo que tiene derecho a decidir qué hacer con su cuerpo.
Apenas hay turistas.
Es casi imposible meterte por una de las calles, entrar en la habitación de cualquiera de las chicas y tener lo que acabo de describir, pero a veces pasa.
Estos diez euros los acaban recuperando engañando al turista.
Se tendría que proporcionar el marco para que la prostitución se realizara de forma segura y que las prostitutas no tuvieran que sufrir el desprecio de la sociedad, no como ahora, que es una actividad simplemente tolerada. No estás muy a favor del feminismo más tradicional que se opone a la prostitución, pero sí que defiendes un “feminismo positivo”.
Para que luego digan que el lenguaje no arrastra machismos milenarios.
Las redes afectivas financian el viaje de mujeres que se prostituyen a su llegada al país de destino aunque no lo hubiera hecho en el de origen. Estas situaciones también pueden afectar a inmigrantes ya afincadas en Andalucía, en situación de irregularidad y con una familia con dependencia económica a la que envían remesas.
Un guiri toqueteó torpemente el pezón de una prostituta.
Otros, de la venta de entradas para partidos de fútbol cuando en los canales de venta habituales éstas ya se han agotado y los socios que religiosamente pagan su carnet cada año se desesperan porque no han podido conseguir ninguna. Durante nuestra conversación, llega un amigo suyo que también es botones de hotel, en este caso no de lujo.
Casi todos los camareros eran hombres: sólo una chica servía copas, pero iba de uniforme, con camisa y polo, como ellos.
Los datos señalan que en España hay unas 50.000 mujeres dedicadas a la prostitucion, pero en estos clubes-hoteles encubiertos viven unas 2.000 mujeres. No hay colaboración La prostitución en España no está penada, pero sí el proxenetismo, con penas de prisión de entre dos y cinco años.
Además está dominado por un elitismo de clase media, su ideología implica que las mujeres sean retratadas como víctimas a la mínima oportunidad.
Todos tienen deudas y viven a base de créditos. Afortunadamente, llega un potentado ruso y entra en un pequeño hotel con encanto.
Quería dejar de pensarlos como seres mitológicos o patéticos para entenderlos como lo que son: no sólo lactantes de la viagra o hijos de las cobras discotequeras, sino cómplices de la explotación. El tercer grado: qué hace una mujer aquí Lo primero que me llamó la atención del puticlub -una vez terminó la canción de Julio Iglesias- es que nos costó encontrar aparcamiento: oigan, vaya fiestón pagano, menuda rave, qué despiporre.
Como asegura, la jerarquía que se establece dentro del mundillo está favorecida por las propias mujeres, ya que las escorts de lujo desprecian a las que trabajan en burdeles, que a su vez hacen lo propio con las callejeras.

Me dijo que aceptaba un piso a cambio, pero puso la condición de que iría a verlo dejando a alguien de su confianza en el domicilio okupado.
Vi a tres asiáticos, a una decena de ingleses y a un montón de árabes.
El dinero ya no circula.
Las organizaciones que trabajamos habitualmente con ellas estamos estableciendo algunos contactos, pero a causa de sus circunstancias de aislamiento son complicados.
Llega a saber que soy feminista, abolicionista y periodista y se cae al suelo.
Son las grandes olvidadas del coronavirus.
Que no tenía donde dormir", rememora. "Le ofrecimos 500 euros y buscarle otro piso" El hombre había alquilado la vivienda a través de un contrato y se conocía la Ley de arrendamientos al dedillo.
Eran hermosas y sonreían muy dulce, cerrando a ratos los ojos con pestañas postizas.
Al rellenar las diez casillas invitan a cenar al taxista y a su mujer.
Con los gastos pagados.Esta persona metió un perro en el piso, algo que no estaba permitido, y contrató una antena para captar Internet.
Sabía que si se instalaba en la casa, sólo un juez podría echarle de allí.
Recordé unas declaraciones en las que decía que el macho va al puticlub porque necesita variedad, porque quiere tener sexo con altas, bajas, gordas, flacas, rubias, morenas, con los pezones de una tonalidad o de otra.
Porque no le rentaba salir con una mujer y apoquinar cena, copas y algo de baile para que a las cuatro de la mañana dijese que estaba cansada y se fuese a casa sin llegar a feliz término.
Y cuando sube a quejarse la reciben desnudas y le tratan de forma desafiante.
había mujeres de toda clase, para todos los gustos, y ese mercado de la carne y el rasgo me mataba de tristeza: unas se apoyaban sobre el pantalón de los hombres sentados en taburetes altos, otras les reían las gracias, otras con ellos en la terraza.
Nuestro confesor cuenta que cuando empezó en esto del taxi cogió y buscó los anuncios de contactos.
En la vida ocurren muchas cosas malas.
Lo empecé a hacer tras mi divorcio, para descargar toda la tempestad emocional que había en mi cabeza.
Vi cómo un tío que venía de arriba, de las plantas de las habitaciones con la faena ya terminada, se reunía con sus dos colegas, que le esperaban en la barra, con sonrisa de ganador.
Siempre van bien estos regalos, sobre todo si los recibe alguien que a duras penas consigue llegar a los mil euros al mes, a no ser que haga horas extra ilegales. Un joven botones de hotel de lujo confirma todos los trapicheos de los taxistas con los hoteles que anteriormente nos ha contado el taxista.

También sabía que no tenía muchas probabilidades de encontrar a alguien así sin pagar. Así que te fuiste. Sí, me lo pasé muy bien.
También incluye besos, algo que para mí es muy importante.
Educación universitaria, política.
Cada uno de esos trabajos tiene sus pros y sus contras y, obviamente, diferentes ventajas económicas. era uno de esos extraños casos capaces de pasar en cuestión de horas de encontrarse con un hombre rico en un hotel de lujo a pasear por las calles, aunque es relativamente habitual que, por ejemplo, se alterne el acompañamiento con los burdeles.
Aparte de las de los taxistas, algunas otras vienen de las comisiones que dan los restaurantes o los locales de espectáculos para que les lleven clientes.
“Por supuesto, en algunos hombres esta actitud era simplemente un reflejo de su arrogancia e inhumanidad generales; a la mayor parte de los que me trataban así estaba claro que les ponía humillarme, hacerme sentir desvalida, que entiendese que estaba ahí sólo por una razón: que mi cuerpo fuese utilizado como un receptáculo para su esperma”. La jerarquía de la prostitución le preocupa especialmente que el lector entienda que, esencialmente, no hay ninguna diferencia entre el trabajo de unas prostitutas y otras, pero también que son estas ideas equivocadas las que provocan que la prostitución siga arruinando tantas vidas.
Hay una chica a la que no dudo en pagar 400 euros por dos horas y en otros casos solo me gasto entre 100 y 200 euros. Has ido muchas veces al puticlub, ¿alguna vez has tenido alguna mala experiencia allí? No, nunca he visto nada raro.

Me dijo que no tenía dinero.
La prostitución se trata de una forma diferente, no porque sea especial, sino porque hay personas a quienes les plantea un dilema moral.
En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito. La joven mujer coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado. Entrega el billete de 100€ al director del hotel con encanto, y de este modo liquida también sus deudas. En ese preciso instante aparece de nuevo el potentado ruso, que acaba su ronda de visitas a las habitaciones del hotel.
Los taxistas no dejan perder diez euros así como así, como por otra parte es normal.
Un famoso club en la frontera, en suelo español. Para ayudarlas, la Policía Nacional mantiene abierto el teléfono 24 horas de lucha contra la trata, al que las víctimas y cualquier otro ciudadano pueden llamar en cualquier momento para denunciar estas situaciones.
Alquilándoselo a través de la plataforma Homeaway, uno de los gigantes del alquiler vacacional, a una persona sin perfil identificable.
Si bien es cierto que, por lo general, las prostitutas de clase alta se dedican en un primer momento al lujo y que las de clase baja acuden a burdeles y a los chulos de la calle, el movimiento entre todos esos mundos es mucho mayor de lo que cabría pensar, siempre y cuando se atrevan a dar el paso. Hay muchas mujeres de clase media y alta en la prostitución, algo que siempre sorprendió.
Divorciado. Vale.
Sin embargo, pienso que el feminismo actual es una especie de queja constante que observa el mundo desde un prisma muy cerrado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario